viernes, 30 de julio de 2010

PERKIN: HISTORIA DE UN PASADO QUE NO SE DEBE OLVIDAR


Fecha: 8 y 9 de julio de 2010
Hora: salida 6.a.m.
Lugar: un grupo, Col. Los Héroes; grupo 2, Col. San Antonio, Apopa.
Objetivo: Visitar la ciudad de Penkín y la gruta del Espíritu Santo en el departamento de Morazán.
Participantes: Jeniffer, Vanessa, Erick, Héctor Antonio, Cristina, Álvaro Herrera y Blanca Irma Rodríguez.
Duración: 2 días.

1.PERKIN.
Nuestra visita a la ciudad de Perkin inició en San Salvador, el 8 de julio a las 6 de la mañana cuando un grupo integrado por la familia Rodríguez-Guerra salieron de casa del Ing. Carlos Pérez, con destino a Morazán. Tomaron el Boulevard de Los Héroes y la 29 calle hasta llegar a la Colonia Atlacatl e ingresar a la troncal del Norte. A la altura del Km 11, estaba esperando el segundo grupo, la familia Rodríguez-Herrera, para hacer juntos este hermoso viaje que les llevaría al corazón del departamento de Morazán y al centro donde se realizó uno de los más atroces y crueles eventos durante la guerra de la década de los años 80.

En el Km 11, se incorpora a la carretera llamada de “oro”, llegando a Soyapango, pasando por Ilopango, San Martín, luego Cojutepeque. Al poco pasar Cojutepeque llegamos a San Rafael Cedros, lugar donde pasamos a tomar un regio desayuno. Nos detuvimos en un pintoresco comedor donde pudimos saborear deliciosos platillos típicos y comida casera.

Luego de satisfacer las necesidades biológicas. Emprendimos de nuevo el viaje, en total 7 personas, tres adultas, 3 jóvenes y 2 adolescentes. Por el camino se iba conversando y contemplando la naturaleza, especialmente en este mes de Julio donde la abundancia de lluvia por el invierno ofrece un hermoso paisaje verde. Contemplamos los cerros, los valles y especialmente el imponente paisaje que ofrece la elegancia de nuestros múltiples volcanes que se encuentran a lo largo de la Cordillera Central.

Se ve el volcán de San Salvador con sus dos conos, (El boquerón y el de Quezaltepeque); luego el volcán de San Vicente también con sus dos conos, Conocido como (Chinchontepec); el volcán de San Miguel o Chaparrastique. Además se aprecian las corrientes de los ríos que corren hacia el Pacífico.

A eso de las 11 de la mañana llegamos a la ciudad de San Miguel. Allí nos detuvimos para hacer unas comprar en una farmacia y luego de ubicar la salida para San Francisco Gotera, continuamos el recorrido por la “Ruta de la Paz”. Por el camino íbamos conversando y recordando historias de la niñez y juventud, cuando Héctor vivía en El Salvador. Entre conversaciones y risas, no nos percatamos que llegamos al desvío donde teníamos que cruzar para San Francisco Gotera, y nos fuimos de paso, así aprovechamos y nos fuimos hasta Santa Rosa de Lima. 


Regresamos, y esta vez sí estuvimos atentos a las indicaciones señalizadas en la carretera donde indica el cruce para San Francisco Gotera. Llegamos a Gotera y nos fuimos pasando de largo sin detenernos en la ciudad ya que el tiempo avanzaba y no queríamos llegar muy tarde a nuestro destino. Nos guiamos por las indicaciones de salida para Perkín y continuamos el viaje. El paisaje era espectacular, contemplar lo verde la cordillera de Nahuaterique, es algo hermoso. Continuamos subiendo sobre la cordillera, por la carretera se encontraban pequeños poblados a la orilla, se ven varias escuelas primarias, donde los niños con mucha tranquilidad se ve que asisten a sus clases. Desde las altas montañas de Perkín se divisan las montañas de Honduras y los ex bolsones salvadoreños que ahora le pertenecen al hermano país de Honduras.


Llegamos a Penkín. El primer lugar que visitamos era el Hotel Perkín Lenca, ubicado un poco antes de la ciudad, allí tomamos un delicioso almuerzo como a las 3 de la tarde, como la sed era mucha, pedimos horchata de morro hecha en casa, estaba deliciosa, así como los platos fuertes que ordenamos. Lamentablemente para nosotros el hotel estaba lleno, por lo que no pudimos alojarnos en este precioso lugar, el dueño, el Sr. Ron Brenneman, nos recomendó otro llamado “El Jocotal” ubicado como a un kilómetro antes de llegar al Perkín Lenca.

Antes de regresar a buscar el Hotel, fuimos a recorrer la ciudad de Perkín, en ella visitamos lo que más nos interesaba; el Museo de Guerra. Perkín está ubicada a 200 kms de San Salvador, a unos 1250 msnm. Es una ciudad que a pesar que fue muy castigada por la guerra, sus pobladores han luchado por sobrevivir y hacer de Perkín un lugar precioso y ahora testigo de lo cruel y devastador que fue la guerra.

En ella se encuentra el Museo de Guerra, en el que encontramos fotografías, afiches, armas utilizadas en combate por parte ambos ejércitos, uniformes utilizados en combate, Cañón de 90 mm incautados al ejército y hasta los transmisores de la radio Venceremos. En uno de sus patios se encuentra la carcaza de una bomba de 500 libras, y se puede ver el enorme hoyo que hizo al ser lanzada desde el avión, también puede verse una bomba que no estalló y que la guerrilla cortó por la mitad para aprovechar su contenido. Al otro lado se encuentran los restos del elicóptero derribado en el que murió Domingo Monterrosa, principal autor intelectual de la masacre de El Mozote. En esta masacre murieron aproximadamente unas 2000 personas en una sola noche, incluyendo niños y niñas de todas las edades.

El museo también cuenta con dos vehículos, un carro Ford blindado que el gobierno de España donó al FMLN para que la comisión encargada de las negociaciones de diálogo se movilizaran en la ciudad de México, DF. Por falta de tiempo no visitamos el Cerro Perkin, donde se pueden apreciar las trincheras de combate, desde donde de posicionaban en combate uno contra el otro.

De aquí nos regresamos a buscar el hotel El Jocotal, luego de ubicarnos e instalarnos, regresamos el tramo de la carretera hasta el desvío de Arambala, que nos conduciría al Río Sapo y al lugar donde se perpetró la masacre de El Mozote. En El Mozote Estuvimos en la Plaza en honor a los mártires masacrados, ahora han construido una placita frente a la iglesia, donde fueron asesinados los niños y las niñas.

La Sra. responsable de informar a los visitantes nos contó la historia, Ella es la guía oficial del lugar y quien se ha preocupado por informarse de los hechos ocurridos el día del siniestro.


2. GRUTA DEL ESPIRITU SANTO.

El segundo día, nos levantamos muy temprano a las 6 am. Tomamos un baño con agua fría mientras preparaban el desayuno, el cual incluyó una deliciosa quesadilla cocida en horno de barro. Estaba muy deliciosa. Luego colocamos todo nuestro equipaje en la camioneta y salimos rumbo a Corinto. Este día nuestro objetivo era visitar la Gruta del Espíritu Santo, en Corinto.

Al llegar al sitio nos encontramos que estába cerrado por motivos de trabajos de investigación realizados en el lugar. A pesar de eso, pudimos entrar y hacer el recorrido normal. El centro está muy descuidado,… caminamos por el sendero y llegamos hasta donde inician las rocas. Pudimos apreciar las enormes rocas, de textura blanda y blanquesina las cuales han sido recubiertas por las enormes raíces de los árboles y arbustos que crecer sobre ellas.

Posteriormente llegamos a la gruta propiamente dicha. LA GRUTA DEL ESPÍRITU SANTO. En ella se encuentra la principal muestra de Arte Rupestre de El Salvador, con una serie de jeroglíficos que según los arqueólogos tienen más de 10 mil años de antigüedad. En el interior de la cueva, pueden apreciarse las pinturas rupestres en bajorrelieves. En esta ocasión, pudimos observar el deterioro del lugar debido a la humedad causada por tanta lluvia. Las pareces estaban llenas de una cobertura de hongos color negro. Las figuras cada vez es más difícil identificarlas debido al deterioro por lo blando de la roca. Pudimos apreciar aunque con dificultades figuras humanas, de animales como el cangrejo, aves, y reptiles. Es impresionante el tamaño de la roca y más cuando se piensa en la posibilidad de que pudo haber sido mayor en la antigüedad debido a las rocas que se pueden ver a los lados de la cueva propiamente dicha. La cueva mide más o menos 39 metros de largo por seis de ancho con una altura de 15 a 17 metros. Las figuras incisas o en bajorrelieves fueron pintadas principalmente de rojo, azul y amarillo. Este sitio arqueológico también se le denomina “La capilla de las Cacaoperas”.



Según los investigadores, esta gruta data del período paleoindios, y es la primera evidencia humana en El Salvador. Posteriormente, desde el período preclásico al preclásico medio (900 – 400 a. de C, fue habitado por las tribus Lencas, hasta el postclásico aproximadamente del 900 al 1540 d.C. Luego de la visita a la Gruta, decidimos subir a la superficie por el sendero de la izquierda. Desde este lugar se puede apreciar todo el contorno de la gruta, el mismo Corinto y los valles y montañas que la rodean. Es una vista panorámica muy especial. A pesar de los inconvenientes encontrados en esta ocasión, creo que vale la pena hacer este tipo de recorrido que no solo nos ayuda en la parte emocional, sino también nos acerca a conocer desde otra perspectiva nuestros antepasados.


Luego de la visita a la Gruta, abordamos el vehículo y tomamos el camino de regreso. En San Miguel nos detuvimos para llenar el tanque de combustible, Jennifer venía tomando fotografías de los volcanes y como a eso de las 2 de la tarde pasamos nuevamente a San Rafael Cedros para almorzar en el restaurante. Finalizado el almuerzo regresamos a casa, esta vez el punto de destino fue Masahuat.



9 de Julio de 2010
Blanca Irma Rodríguez.

1 comentario:

  1. Hay que ver que vos si te tomas tiempo para escribir verdad??, pone mas fotos que describan lo que escribis por que esas son las que veo.

    leer todo eso esta peludo.

    Saludos.

    ResponderEliminar